El panorama actual de las empresas en Colombia ha dejado ver que las nuevas generaciones se han encargado de implementar una nueva forma de laborar que está dotada por la creatividad, la innovación, el manejo de nuevas tecnologías, la independencia, etcétera.

Dentro de la inmensa red de multiservicios que ha construido Jaime Esparza Rhénals a lo largo de 20 años, la fuerza laboral jamás ha estado guiada por algún tipo de predilección hacia una categoría específica como edad, género, raza, entre otros.

Para el empresario, lo más importante son las capacidades que tiene cada ser humano y la forma en que pueden aportarle a la empresa, ya sea en conocimiento, experiencia o valores.  Por ello, su organización se ha encargado de darle oportunidades laborales a la población juvenil, que frecuentemente es rechazada por su falta de experticia en el campo de los negocios.

Jaime Esparza considera que los jóvenes serán los encargados de mantener en pie las compañías en un futuro, por lo tanto, arguye que es fundamental valerse de su forma de ver el mundo para implementar cambios positivos.

Partiendo del ejemplo de las prácticas empresariales de Jaime Esparza, la integración de los jóvenes en el andamiaje de las organizaciones es un verdadero reto para las firmas colombianas.

Jaime Esparza asevera que la población juvenil está habituada a vivir en medio de la tecnología, por lo tanto, pueden aportar sus saberes del mundo digital; pueden mejorar la productividad a través una nueva perspectiva laboral basada en sacrificio y no en valores; pueden actualizar las redes de contacto de la compañía y hasta pueden ampliar el espectro o la visión de la organización a partir de la conjugación con otras áreas de conocimiento.

Es válido resaltar que la formación académica juega un papel ineludible para la población juvenil, pues dentro del sector empresarial se buscan personas capacitadas que tengan la facilidad de laborar óptimamente en cualquier área y que puedan competir en igualdad de condiciones con los empleados que hacen parte de la competencia.

Deja un comentario

*