Dentro del escenario empresarial el dinero es importante para cualquier emprendedor, sin embargo, hay otra serie de componentes que hacen parte del proceso de construcción empresarial que no deben dejarse de lado.

De nada sirve contar con varias bolsas de millones de pesos si no se sabe realmente cómo usarlos en la consolidación de la organización.

Después de 23 años de haber creado su organización, Jaime Esparza Rhénals considera que la hoja de ruta del negocio, la validación de la idea y la revisión de aspectos legales están en la misma escala de importancia que el dinero.

La hoja de ruta es el camino que debe seguirse mes a mes para cumplir las metas que se presupuestaron apenas se inició la aventura de emprender.

Jaime Esparza recomienda trazarse metas cada cierto tiempo para reconocer las debilidades y fortalezas en el proceso de venta del bien o servicio. Una vez se cumplen los objetivos, el incipiente empresario sabrá qué estrategia emplear para abarcar más clientes, obtener más ganancias y proyectar metas más ambiciosas.

Conjuntamente, la validación de la idea está enmarcada en la “tangibilidad” del negocio. Esto quiere decir que aunque una idea suene maravillosa, requiere que pueda ser aplicable en la realidad.

Antes de fundar la red de multiservicios más grande de Colombia, Jaime ya sabía cómo llevar a cabo una transacción con el uso de la tecnología, cómo abrirse espacio entre la competencia y a qué tipo de cliente dirigirse.  

Aunque suene bastante obvio para los emprendedores, antes del génesis de la compañía es imprescindible examinar las obligaciones legales. Antes de ofrecer el bien o servicio en el mercado, todos los requisitos exigidos por la ley tienen que estar en orden tales como pagos de impuestos y acreditaciones de funcionamiento.

Deja un comentario

*