Las metas se alcanzan con trabajo duro y persistencia, aprendiendo de nuestros errores y aplicando dicho aprendizaje para ganar experticia y convertirnos en los mejores. Sin duda, todo lo anterior nos va a tomar bastante tiempo y esfuerzo, por lo que necesitamos espacio para descansar y recuperar energías.

Es relevante entender que sin importar la profesión o labor que desempeñen las personas, existe un punto en el que el trabajo se torna monótono y surge la necesidad de un cambio, por tal razón es importante que dediquemos tiempo en nosotros, ir de vacaciones o simplemente pasar más tiempo con amigos o familiares.

Esos instantes en que nos dedicamos exclusivamente a cuidar de nosotros nos llevan a ser mejores, llegar a nuestros trabajos renovados y con ideas que sin duda harán que nuestra labor sea más agradable no solo para nuestros compañeros sino para nuestros clientes.

Cuando pasamos largos periodos de tiempo sin descansar, nuestras mentes y cuerpos se acostumbran a la monotonía, nos estancamos en el mismo lugar y labor y dejamos de avanzar profesionalmente, lo que sin duda hará que nuestras metas se aplacen y en muchos casos se cancelen.

Debemos sacar tiempo para todo; trabajo, familia, descanso, etc., pues como dice el refrán, ¡mucho de algo no es bueno!

Deja un comentario

*