Todos los seres humanos nacemos con características únicas que definen quiénes somos y el tipo de persona en que nos vamos a convertir, sin embargo, Jaime Esparza asegura que es al pasar el tiempo cuando descubrimos cuáles son nuestras verdaderas fortalezas y debilidades.

Es importante que conozcamos nuestras virtudes o fortalezas y que trabajemos para mejorarlas, ya que es así como podremos triunfar en lo que sea que nos propongamos. Por otra parte, también es importante ser conscientes de nuestras debilidades o inseguridades para no cometer errores que afecten nuestro desempeño.

Las fortalezas de una persona son aquellas capacidades que se adquieren a través de la voluntad, las mismas que muestran rasgos positivos de una persona y por tanto las hacen sobresalir del resto; para Jaime Esparza lo anterior es un claro ejemplo de la capacidad humana y de cómo podemos entrenar nuestro cuerpo y nuestra mente, para superarnos a nosotros mismos y convertirnos en líderes positivos.

Una buena oratoria, habilidad mental para hacer cuentas, una excelente relación con los demás y hasta el hacer reír a las personas, son algunas de las herramientas que podemos perfeccionar y utilizar para nuestro beneficio, siempre y cuando dichas virtudes no afecten nuestro entorno o labores a desarrollar.

Por otra parte, encontramos las debilidades, aquellas actividades o circunstancias en las que no somos tan hábiles como los demás, aunque si lo pensamos bien, estás no son más que oportunidades para mejorar.

Una vez que hayamos identificado algo en lo que podamos mejorar, simplemente debemos entrenarnos para ser más fuertes y hábiles, sorteando las limitaciones y encontrando el camino a la superación.

Lo anterior es simplemente la muestra de que con trabajo y dedicación podremos aprovechar nuestras fortalezas y convertir las debilidades en oportunidades.

¡Trabajemos juntos por ser cada vez mejores!

Deja un comentario

*