Jaime Esparza es sin duda un emprendedor colombiano reconocido en el mercado de las redes transaccionales, lo anterior se debe a que el empresario ha tenido claras sus prioridades y se mostró ambicioso frente a su capacidad de trabajo para lograr sus sueños.

Es importante tener claro que la ambición es totalmente diferente a la codicia; con la ambición se logran objetivos que se creen inalcanzables y se logran las metas planteadas alcanzando una posición de privilegio dentro del sector económico al cual se pertenece.

“Si queremos ser exitosos tanto en la vida como en los negocios, es importante ser ambiciosos, después de todo, es fundamental luchar incansablemente por lograr nuestros objetivos”, asegura Esparza Rhénals.

La ambición es un valor necesario para cualquier emprendedor puesto que, sin esta los objetivos se tornan difíciles y se cae en el error de rendirse fácilmente. La ambición es un sinónimo de autoestima y de confianza en las capacidades propias, así como de seguridad en el potencial que se posee.

Para que esta cualidad sea realmente útil, se deben trazar estrategias teniendo siempre en cuenta la ética y el respeto tanto a clientes como a la competencia en cualquier escenario.

“Todos deberíamos inyectar a nuestras vidas una pequeña dosis de ambición, eso nos animará a ir más allá, buscar nuevas estrategias y ser críticos con nosotros mismos y así; trabajar siempre por la mejora continua”, aconseja Jaime Esparza Rhénals.

Deja un comentario

*