Dentro del ámbito empresarial se suele identificar el éxito de una compañía a partir de los buenos registros de los libros contables; sin embargo, para Jaime Esparza hay un componente que suele dejarse de lado y que es pieza fundamental del éxito: el capital humano.

Este término hace alusión a las capacidades que tiene un trabajador con base en su experiencia y formación, y que pueden ser útiles para la productividad de una organización.

El objetivo principal de la empresa es aprovechar el conocimiento de cada trabajador para articular un buen clima laboral basado en la confianza de sus labores y así, potencializar sus destrezas en pro de un beneficio global para la empresa.

La buena elección de los miembros del equipo de trabajo le permitirá a la compañía alcanzar sus objetivos en un tiempo menor, aumentar la productividad, innovar en el sector, entre otros.

Teniendo claro este escenario, el equipo de Recursos Humanos juega un papel crucial en el accionar de la compañía, ya que no sólo debe elegir personal altamente cualificado, sino también debe generar un buen ambiente laboral para que los trabajadores tengan sentido de pertenencia y amor por la empresa.

Para ejemplificar lo anterior basta con reconocer la labor que ha cumplido Jaime Esparza Rhénals en la construcción de la red multiservicios más grande de Colombia.

El empresario desde que se puso al mando de la compañía siempre ha promovido buenas condiciones en cada uno de sus trabajadores. Sabiendo de la importancia que tiene la fuerza laboral en el funcionamiento de la organización, Jaime Esparza ha enfatizado en desarrollar sus destrezas y en intentar solventar los problemas que aquejan diariamente a cada uno de ellos.

Él ha dejado entrever un buen manejo del capital humano, pues se ha encargado de brindar oportunidades laborales a todo tipo de personas sin importar sus creencias, raza, religión y demás. El personal de su compañía no está enmarcado en un número, son seres humanos con valores que tienen necesidades y quieren salir adelante con esfuerzo y dedicación.

Deja un comentario

*